Archivo de la categoría: Eventos

El de la camiseta negra

IMG_4621

Existe un fuerte contraste entre lo que veo cuando visito Essen, lo que intuyo que debe ser la cultura lúdica de allí leyendo la BGG, y lo que veo cerca de mi casa.

Hace un tiempo, en la anterior entrada, me quejaba de que la cultura lúdica no está sabiendo aprovechar su capital humano, que a mi juicio es lo más importante y valioso que tiene. Me corrijo: no sólo no sabe explotarlo sino que encima maltrata constantemente al poco que tiene (y que le ha costado lo suyo ganar).

Allí veo familias enteras (literalmente: desde el abuelo de 80 hasta la niña de 3) probando el último prototipo presentado como novedad. Aquí veo cómo los que diseñan, ilustran, prueban, evalúan, promocionan, compran y critican son siempre los mismos, que se han cambiado de lugar rápidamente en la cadena de montaje.

Allí veo cómo se esfuerzan por invitar a público totalmente nuevo para que se introduzca en el mundo de los juegos. Aquí veo cómo una autoproclamada y decadente élite protesta cada vez que alguna tienda o editorial intenta hacer precisamente eso (los mismos que luego se rasgarán las vestiduras porque “no se edita suficiente producto de casa”).

Allí veo una organización alegre y sonriente, de lo más variopinta, que siempre se esfuerza por darte a entender que en su mesa de juego hay un lugar para ti. Seas quien seas y hables el idioma que hables. Aquí veo cómo, siendo colaboradores de un evento, nos echan de una mesa porque, literalmente, “esta es la mesa del rol y no la de los juegos; y si no te gusta habla con la organización” (y se supone que tiene que ser un evento benéfico). Y según qué idioma hables te miran de reojo.

Allí veo cómo la gente se vuelca en los eventos lúdicos porque lo importante es compartir, conocer, disfrutar. Aquí lo que veo es “total, para qué vamos a ir si eso podemos hacerlo desde casa”, y si vamos, en todo caso, nos ponemos los cinco amiguetes en una mesa y pobre del desgraciado que ose molestarnos.

Allí veo una comunidad de jugadores que participan, que se ayudan, se animan y por supuesto cuando hace falta compiten y se critican entre ellos. Aquí se dedican a montar numeritos a través de Youtube, llenando los comentarios de insultos y descortesías varias. Acusaciones anónimas y amenazas veladas de enviar todo a tomar por saco si lo que escribes no gusta. Lenguaje críptico y tensión permanente: la rueda del hámster. Y luego nos extrañamos de que la gente no se abofetee para abonarse a nuestra querida afición.

Un compañero lúdico lo definió perfectamente bien: “esos son los de la camiseta negra”. Los eternamente malhumorados. Los que siempre encontrarán un motivo para la amargura. Los que se creen propietarios del hobby, pero que al mismo tiempo sienten un fuerte agotamiento por ello. Los que viven anquilosados en una imagen que a principios de los 90 podía tener su gracia, pero que ahora está completamente fuera de contexto. Quieren que todo el mundo les preste atención pero al mismo tiempo se sienten cansados de ser el centro de atención. Quieren ser referencia, pero no soportan que alguien les pregunte algo.

Una contradicción permanente que sólo puede vivirse coherentemente en el interior de una camiseta negra, y de algún local mohoso que presume de ludoteca, al que rara vez se acercaría un ser humano de manera espontánea.

Mientras ellos presumen de los juegos que les han traído los Reyes para este 2015, se les escapa que lo que necesitaban no eran precisamente juegos nuevos. No estaría mal que un día abrieran la caja y la encontraran repleta de carbón, sólo para ver qué cara se les quedaba (no esa cosa asquerosilla de azúcar… me refiero a carbón del negro. Negro como la camiseta). Pero ya se sabe: la culpa entonces sería del editor.

El que acude al CorreJocs (Segunda Edición)

Hoy me saltaré, no sin cierto remordimiento, algunas de mis premisas autoimpuestas. Pero la ocasión lo vale. Espero que el lector sepa disculparme.

553035_587963791262023_254925952_n

Este blog se complace en anunciar que el próximo fin de semana (28 y 29 de septiembre de 2013, de 10 a 22 h.) se celebrará el II CorreJocs del Club Amatent, en la pista polideportiva Sant Miquel, en el municipio de Sant Vicenç dels Horts (a tan solo unos minutillos de Barcelona).

El Club Amatent, entidad lúdica a la que tengo la suerte y el honor de pertenecer desde hace más de un año, ha tenido a bien que le ayude un poco a organizar toda esta movida, que como podréis comprobar, es relativamente ambiciosa. En ella podréis encontrar partidas, torneos, sorteos, demostraciones de juegos nuevos, un taller de rol en vivo, etc. Y por supuesto, nuestra amplia ludoteca a vuestra entera disposición.

IMG_4416

Imagen del primer CorreJocs. El segundo no será tan caluroso… ni tan plácido.

Este año, y con la intención de captar a público nuevo, hemos querido organizar también actividades para los más pequeños, como un taller de maquillaje, juegos gigantes en el exterior del pabellón y una obra de teatro algo especial.

Como la mayoría de lectores sabe, mi pertenencia a este club, que es un grupo de muy buenos amigos más que otra cosa, me ha marcado muchísimo. Ya no tan sólo como apasionado del mundo lúdico, sino también como persona. Muchas de las cosas que he aprendido las debo indudablemente a este grupo humano al cual, humildemente, intento devolverle algo colaborando con esta fantástica iniciativa.

Os animo a todos a venir, y si alguien se anima a conocer en persona al que escribe las chorradas que aquí pueden leerse será un verdadero placer (si me dejan, pues indudablemente estaré un poco ajetreado). No tenéis más que buscar al de la camiseta azul.

Todos seréis bienvenidos.

El que pasa la noche en blanco

La noche del 22 al 23 de junio, mientras muchos guardaban energías para la verbena de San Juan, algunos ya quemábamos la noche entre los tableros, aprovechando la nocturnidad para empezar a trazar nuestras estrategias preferidas. L’Espai Jove de Sant Andreu de la Barca, en colaboración con los amigos del Club Amatent, celebró la primera noche lúdica en esta localidad, bajo el título “La noche más corta, la noche más larga de juegos”. Aquí podéis encontrar una pequeña crónica de todo lo que sucedió la que fue (y de verdad) la noche más corta del año.

Todo empezó con una breve cena en la que empezamos a coger calorías para la larga noche que nos esperaba, probando todos los juegos habidos y por haber.

Posteriormente, la noche continuó con una variadísima ludoteca que fue ampliamente explotada por todos. El sistema de funcionamiento es sencillo: todos traemos juegos, todos explicamos reglamentos y todos jugamos. Nuestra pasión nos hace mantenernos toda la noche no sólo despiertos, sino también emocionados, con la sensación en nuestro cuerpo de que hemos invertido bien muchas horas. En la foto, un montón de valientes le dan fuerte al exitoso juego Smallworld.

En la siguiente foto, un servidor se echa un “Ciudadelas” con dos bellas contrincantes, juego que nunca fue terminado. Mejor. En la primera ronda de juego ya llevaba un personaje asesinado y otro robado. Así es imposible ganar una liga. Por cierto, chicas, ¿para cuándo terminamos la partida?

El motivo de la interrupción, cosa que normalmente no permito que suceda, fue por una buena causa. Un torneo de Hanabi, que muy amablemente organizaron los responsable del evento, con el propósito de hacer la jornada nocturna un poco más competitiva. Aquí podéis ver a los ganadores. Entre ellos, dos miembros fijos de la familia Amatent. Enhorabuena, chicos. Que se note que hay nivel.

La noche siguió con un montón de juegos, algunos nuevos. En la siguiente imagen, explico el Race for the Galaxy a algunos de los amigos que se acercaron a jugar con nosotros. Perdí. No era mi noche, eso está claro. Pero no hay problema. Ahora ya estoy seguro que habrá noches mejores.

El juego prosiguió con una agónica partida al Goa liderada por Freddy. No fue la única lección que tuvimos la suerte de recibir de él durante la noche. En la siguiente imagen le podéis ver haciendo de master en el Mansions of Madness.

Por si no hubiera habido suficiente dosis de horror, de primigenios, de monstruos y de otros bichos similares, algunos valientes se atrevieron con un Arkham Horror. Ni más ni menos que a seis jugadores, cuando el juego es una verdadera agonía. Os felicito, chicos. Aguantasteis como campeones mientras yo me dedicaba a estrenar mi Kulami.

Así, horas pasando, cartas jugando, cubos moviendo y algunos dados tirando (yo os aseguro que esto último ni hablar), la noche fue pasando con mucha diversión, estrategias, ansiedades por ganar, victorias, derrotas y algún que otro premio. Casi ocho horas lúdicas ininterrumpidas, pero sobretodo, gente. Porque, para quien aún no se haya enterado, de eso es de lo que van los juegos. De gente. De conocernos más y mejor, de disfrutar de las vicisitudes de una partida pero también de gente maja. Personas de todas las edades, de todas las ciudades y todas las condiciones, unidas con el sencillo y sorprendente propósito de enfrentarse, con la mente, con el ingenio y (por qué no decirlo) con la suerte.

Esto es lo que da de sí una noche de amistad y juegos. Lo bueno es que siempre se está a tiempo de unirse a la fiesta. A quienquiera que lea estas líneas, un apasionante mundo os espera. No necesitáis experiencia previa, ni credenciales. Sólo ganas de disfrutar. Ya estáis tardando.

El que va a las ferias

Qué hartón de jugar. Creo que ni siendo un crío me había pasado tantas horas jugando… Y explicando juegos. La Fira de jugarxjugar en Granollers ha sido, es y será siempre un referente para todos los que andamos metidos en esta afición tan gratificante. Como siempre, gente de todas las edades llenando todas las mesas. Este año, con el añadido de que los miembros del Club Amatent nos estrenábamos con ilusión, con ganas y con un montón de juegos nuevos para aprender.

Por todo ello, esta semana se hará una excepción y, en vez de embaucar al lector con algún rollo pseudofilosófico de los míos, dedicaré esta entrada a hacer una pequeña crónica de lo que han dado de sí estos tres días, con fotos incluídas, que siempre es más agradecido. Que las disfrutéis.

Para empezar, tuvimos el placer de compartir una cena el viernes por la noche con los amigos de Cinco minutos por juego (5mpj), y Stephane nos demostró por qué tiene uno de los mejores blogs de juegos del momento. Con esa família tan guapa, cualquiera hace un proyecto así de chulo. 😉

Sábado por la maña: campeonato de Carcassone. +ab (Óscar), representante del Club Amatent, alcanza una muy meritoria 26ª posición, entre casi 80 participantes. En la foto podeis verle con una cara de concentración que da miedo (a la derecha).

Poco después de mediodía, sesión de esas que queman las cejas. Después de un precalentamiento jugando al SET! (en la que me adjudiqué una victoria bastante cómoda), partida agónica al Stone Age. Pasarlo tan mal, total, para quedar penúltimo. Cateusk (March) se hizo con la victoria de forma inapelable. Fue una partida “de las que hacen afición”, como dicen de forma algo rimbombante los aficionados al deporte. Mi cara lo dice todo.

No defallimos todavía. Tras un necesario y merecido descanso, empezamos con el otro “pepinazo” de la tarde: Race for the Galaxy. Partida de demostración, en la cual, Silvia me pregunta si les estoy escatimando puntos de victoria.

A nuestro lado, el resto de la família Amatent (Quim Cacau a la cabeza) le dan duro al Caylus Magna Carta.

Domingo por la mañana. Empezamos por algo suave: Dominion. Partidaza, que no se me escapó, aunque Quim Cacau me lo puso realmente al límite.

Y luego… Por fin puedo decir que he ganado una partida al Keltis. Qué equivocados están todos los que piensan que es un juego de azar… No. Es pura gestión del azar.

Cuando se pone a llover de una forma que no es normal… ¿Cunde el pánico? Qué va. Se cierran las carpas y a seguir jugando. Cada uno a lo suyo.

Como en toda feria que se tercie, siempre hay algo de botín…

No, no es de segunda mano. Es un Le Havre nuevecito y con olor a recién impreso. Los cachondos mentales de Homoludicus querían hacernos creer que estaba agotado. Qué va. Resulta que tenían uno en el almacén. Claro, lo guardaban para vendérmelo a mi en la feria. Qué majos. Gracias, chicos. Los que estais esperando a la reedición, pues ya sabéis… A chinchar y a rabiar.

Y ya para terminar, un repaso a las visitas ilustres de esta feria… Empezamos por el gran Màrius Serra, que vino a hacer de padrino de su flamante “Verbàlia”, y tuvo la amabilidad de charlar con nosotros unos minutos.

El amigo Josep M. Allué (de perfil, a la derecha), presentando su particular visión de Dixit, Jinx, y explicando su juego con paciencia al público más variopinto.

Y finalmente, el Màgic Andreu… Sobra presentarlo, supongo. Amable, acogedor y muy simpático, aunque no se le ocurrió otra cosa para preguntarme que mi edad…

Me olvido de un montón de juegos que hicieron nuestras delicias, pero nunca se puede poner todo. Queda claro que, en el mundo de los juegos, cada uno tiene el suyo. Justamente para eso hay tantísimos, y tan variados. El hobby de jugar es muy accesible, muy social, nada elitista, ayuda a ejercitar las neuronas y, además, sale muy barato. Pocas cosas dan tantas horas de diversión, de amistades y de experiencias por tan pocos euros. Así que ya sabéis: no quiero ni oír hablar de frikis.