El que sufre el síndrome del análisis/parálisis

La colocación de Meeples en el juego Carcassonne puede ser un análisis/parálisis palmario, puesto que hay muchos factores a valorar en la puntuación.

Uno de los problemas más recurrentes a los que tenemos que enfrentarnos hoy en día es el del famoso síndrome del análisis/parálisis (también conocido con la abreviatura A/P). Su significado es bastante intuitivo: cuando tenemos varias opciones posibles, pasamos tanto tiempo analizando cuál es la mejor que llegamos a un estado de bloqueo mental en el cual no decidimos nada, lo cual nos lleva inexorablemente a perder el tiempo.

El síndrome del A/P es un caso realmente digno de estudio. Como ya vengo comentando desde hace tiempo, un juego no es más que una emulación de un trocito de la vida, y lo bonito de ambos es, justamente, que tenemos que tomar decisiones. Y una elección siempre es complicada. Básicamente porque implica dos cosas: una renuncia (haré esto y no lo otro) y un condicionante (lo que haga determinará lo que sucederá en el futuro).

En conjunto, llegamos a la conclusión (del Perogrullo pero a veces se nos olvida) de que una decisión es una responsabilidad (tengo que acertar), y al mismo tiempo, una presión mental fuerte (no puedo fallar).

He aquí la explicación de por qué puede llegar a ser aburrido jugar con ciertas personas, con una mente demasiado analítica. Benditos sean en estos casos los relojes de arena. A veces me hace mucha gracia cuando en la bsk o la BGG se culpa al propio diseño del juego de tener demasiado A/P, considerándolo incluso un parámetro a valorar para no jugarlo, por miedo a que el down-time* sea larguísimo. Lo siento, pero yo considero que la culpa es siempre de los jugadores. ¿O es que alguien se imagina a una persona en la vida real diciendo “¡Ay! No sé con qué chica salir, esta decisión está muy mal diseñada…”? Absurdo, ¿no? Pues con los juegos pasa lo mismo.

Pero ahora analicemos el problema desde la óptica contraria: queremos hacerlo tan bien, estamos tan concentrados en tomar el mejor camino, que pasamos horas y horas analizando cuál es el mejor movimiento. Llegamos así al concepto que a mí me parece realmente interesante e innovador: la procrastinación.

Procrastinar es, esencialmente, perder el tiempo. Hacer cosas que nos entretienen pero que son muy tontas. Dicho así, no parece que haga falta inventarse un palabro tan raro para describir el hecho. Pero es que tiene una connotación especial: procrastinar es posponer una decisión o una tarea importante. Desviar la atención, para escaparse del miedo que implica la responsabilidad o la dificultad de lo que nos ocupa. El síndrome del A/P tiene mucho de procrastinación: cuanto más pensemos, menos responsabilidad tendremos al decidir.

La procrastinación ha existido siempre, pero últimamente, el número de cosas que nos distraen (la televisión, el móvil, Internet) es tan grande, y tiene tanto poder de atracción, que desconcentrarnos se ha convertido en lo más habitual. Haga la prueba: trate de estar, pongamos, 90 minutos haciendo un misma cosa, sin nada que le distraiga.

En conclusión: nos estamos volviendo incapaces de centrar nuestra atención en algo y encima cada vez tenemos menos poder sobre nuestras propias decisiones. Siempre se puede meditar más, siempre habrá más información a valorar… Pero esa no es la cuestión. El verdadero problema es que sin tomar decisiones, la vida no avanza. Menos mal que, en caso de duda, siempre nos quedará el azar.
 

*Down-time: Período de un juego en el cual estamos sin hacer nada, es decir, cuando el resto de jugadores desarrolla su turno.

Anuncios

Publicado el 10 junio 2012 en Estrategia, General y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Quería haber dejado un comentario antes de ayer, pero lo procrastiné hasta hoy.

    Y ahora lo he vuelto a procrastinar poniendo la lavadora. No me lo tenga usted en cuenta.

    Como todo hijo de vecino, puede que sufra A/P de tanto en cuando. Pongamos que juego a damas. En diagonal, muevo las blancas. Una a una, de cuadro en cuadro. El juego es lento. Pienso. Decido más bien poco, pero el objetivo a largo plazo a llegar al final del tablero, sumar entonces otra ficha y comerme a cinco rojas de golpe. Sin embargo, por mi excesiva meditación y buscar la perfección, al final me soplan, no una, sino dos fichas.

    Por lo tanto, yo creo que la vida avanza, con o sin nuestras decisiones. La procrastinación es tan necesaria como el aire, el oxígeno o el quesito marrón del Trivial. Pero ni hay que bloquearse ni dejar que nos bloqueen. Siempre mover ficha. Y sino, dejarlo al azar. Saludos.

    • ¡¡Hola Meeple!! Gracias por tu comentario 🙂
      La procrastinación es necesaria, interesante reflexión. No se me había ocurrido pensarlo así, aunque nunca la habría comparado a un quesito del Trivial 🙂 Posiblemente procrastinar tiene su lugar en el Universo, como casi todo, aunque yo soy más bien de esos que intenta apabullar al rival decidiendo las jugadas en como mucho cuatro o cinco segundos. Entiendo que eso me puede llevar al error, pero siempre he preferido el error a la inacción y así de paso “invito” al rival a que se espabile. Aunque no siempre me hace caso 😀
      ¿Todo bien por Carcassonne? 😀 Un beso

  2. ¿En Carcassonne? Procrastinando encima de una baldosa, esperando que caiga alguna catapulta o que llegue un dragón con hipo 🙂 ¡Un saludo!

  3. Maravillosa reflexión 😉

    Un saludo y a seguir así.

  4. Procrastinación, bonita palabra, significado horrible. Pero quién no ha procrastinado alguna vez… Yo creo que es un mal generacional y que cada vez vamos a peor y el que esté libre de culpa que tire la primera piedra!. Os tengo que decir que he encontrado una buena solución para este virus, aunque no me guste poner nombres esta vez tengo que hacer propaganda y muy positiva, ya que no sabía que significaba y mucho menos que lo padeciera! Pero ahora sé que si y también sé que es un problema que ha pasado a otra dimensión. Os dejo el enlace del software que nos han instalado por si le sirve de ayuda a alguien más. http://web.workmeter.com/es/procrastinacion.html

    • Juana… ¡Muchas gracias por el enlace! 21 puntos para evitar la procrastinación… Pero a la vez es necesario procrastinar. Maravillosa metodología, gracias por compartirla. Parece que poquito a poco este blog se va acercando también al público no jugón, que es lo que siempre he pretendido. Un cariñoso saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: